No ha sido un año fácil para Katy Perry. Luego de la victoria y posterior asunción a la Casa Blanca de Donald Trump, la artista asumió la misión de hacer “pop con propósito”, haciendo videoclips con varias críticas sociales hacia el mundo en el que vivimos cotidianamente. Desde la ambición de poder en “Chained to the Rhythm”, la cosificación y el sexismo a las mujeres en “Bon Appetit”, hasta los casos de bullying en “Swish Swish”.

Sin embargo, su posición abiertamente en contra de Trump le jugó en contra, los medios empezaron a inventarle y descontextualizarle todo, desde una tendencia racista, hasta una acusación de apropiación cultural e incluso inventaron que le habían hecho un juicio porque una persona perdió un dedo en uno de sus conciertos. Demás está decir que la conductora de espectáculos estadounidense Wendy Williams había dicho que Katy no llenó su show en Montreal… siendo que el mismo había sido sold-out. Borró el artículo, pero jamás pidió disculpas. Eso explica el bajo desempeño de “Witness”, el sabotaje de los medios e incluso de la misma industria, el mismo que vimos en 2003 con el trabajo “American Life” de Madonna.

Pero eso no desanimó a la californiana, que sin pretensiones de single y como una muestra de agradecimiento a todos los fans que se quedaron con ella pese a todo el daño que le hicieron, preparó el videoclip de “Hey Hey Hey”. Y siguiendo en la senda del “pop con propósito”, el video muestra el machismo que viven a diario las mujeres en una genial representación de época.

Por Instagram, la cantante ofreció el siguiente mensaje:

Hiya. I’m writing you from Miami, prepping my last Witness: The Tour show of 2017. I’m reflecting on a year that has redefined what winning means to me. And the definition of winning for me this year was simply happiness and gratitude. This year has made me more appreciative than ever for my listeners, my KatyCats – whether you’ve been with me since “I Kissed A Girl” or if you only started to “Swish Swish” with me. I’m humbled that you still give me your nights out to connect with you live all over the world and remind me of the place in your hearts that you hold for all these songs. After a year of peaks and valleys (remember, it’s all a journey), I wanted to end 2017 with a fun, triumphant piece of pop candy. Just think of it as a glam little stocking stuffer from me to you. “Hey Hey Hey” is one of my favorite songs from “Witness” and for me, it embodies the fighting spirit I always want you to be able to find within yourself, and to see in me. So ho, ho, ho; and hey, hey, hey; and happy holidays. Yours, Katy P.S. Link in profile.

Una publicación compartida de KATY PERRY (@katyperry) el

Muchos abandonaron a Katy por diversas razones, por su mal desempeño en los charts o porque no soportaban su conciencia social. Sin embargo, los “KatyCats” de corazón siguieron con ella pese a todo, porque ella sin duda hace su trabajo de entretener con profesionalismo y siempre da lo mejor de si en el escenario. Nunca pierde la escencia de ser ella misma, como lo veremos el próximo año en su rol de jueza en el regreso de “American Idol” por ABC, junto a otro grande como Lionel Richie.

Dicho todo lo anterior, te invitamos a ver el videoclip de “Hey Hey Hey”, un video elegante que retrata el tratamiento hostil que recibieron, y siguen recibiendo las mujeres.