No cabe duda de que Demi Lovato, además de una gran artista, es una guerrera con todas sus letras. Asi lo demuestra teniendo la valentía de contarnos su verdad y plasmarlo a través de una emotiva canción que rápidamente escaló a los primeros lugares de iTunes en Estados Unidos e Inglaterra.

Una canción en la que la cantante, a quien veremos en noviembre en su “Tell Me You Love Me World Tour”, expresa que tuvo una recaída en su adicción al alcohol y nos pide disculpas por seguir batallando contra sus fantasmas del pasado, los mismos que casi nos hacen perderla cuando entró a esa clínica de rehabilitación a fines de 2010.

La balada expresa el sentimiento de que Lovato es una persona humana, como cualquier otra, que asi como comete errores, trata de aprender de ellos y de plasmar lo que ella siente a través de un tema que, si bien se aleja de los comercialismos, no cabe duda que puede convertirse en un clásico, e incluso, en su testamento musical.

Un brutal tema que nos demuestra, una vez más, que los artistas son tan frágiles como uno mismo.