Mientras su exitoso “Witness: The Tour” sigue su curso, Katy Perry habló de todo para la edición australiana de la Revista Vogue. En ella, abrió su corazón sobre sus pensamientos emocionales y su encuentro con el Papa Francisco durante inicios de este año.

Acerca del recibimiento de su última producción, Katy se sinceró diciendo que cayó en una profunda depresión luego de que los comentarios acerca del material no eran los que ella esperaba. “Yo tuve crisis de depresión emocional y mi corazón se quebró el año pasado, porque sin saber yo coloqué tanta dedicación en la reacción del público y no reaccionó como esperaba, lo que partió mi corazón (…) Aquel quebrantamiento, me abría hacia un poder mayor y más elevado y reconectando con la divinidad, me dio una plenitud que nunca tuve. Esto me dio una nueva base. No es sólo una base material: es una fundación del alma”.

Recordemos que durante el año pasado, la californiana fue duramente boicoteada y hostigada por la prensa de Estados Unidos, las cuales influyeron en el fracaso de su cuarto disco, aún sin hacer nada malo ni mucho menos decir nada en contra de sus colegas artistas. Además de recibir bullying por parte de una serie de Netflix y la comentarista y conductora Wendy Williams.

Sobre su encuentro con el Papa Francisco, ella dice que eso la hizo volver a su amor por Dios: “Mi madre oró por mí la vida entera, esperando que yo volviera a Dios. Yo nunca lo dejé, yo era más materialista y más orientado hacia la carrera. Pero ahora que estoy en mis 30 años, es más sobre espiritualidad y plenitud del corazón”.

Acerca de sus shows, ella declara: “Me gusta el sueño, la fantasía, la creación de un nuevo mundo. Durante años, yo estaba diciendo: ‘Creo que sería muy divertido volar en una nube de algodón dulce por encima de la audiencia!’ Y mi equipo dirá: ‘Ok, vamos a analizar las matemáticas y ver si es posible’, yo gasto mucho dinero porque quiero hacer un gran show. Yo entiendo que la atención de los niños se extiende hoy en día: ellos están en sus teléfonos todo el día teniendo un billón de dopamina por segundo, entonces la idea de ir a un show de música en vivo no puede ser así: ‘¿Es eso? ‘”.

Agrega: “Alguien recientemente me preguntó: ‘Bueno, usted no cree que si usted hace demasiada terapia, eso va a terminar con su proceso artístico?’ Y le dije a ella: “La mayor mentira que ya se ha vendido es que nosotros, como artistas, tenemos que quedarnos con el dolor para crear”.

Recientemente Katy Perry fue confirmada para la segunda temporada del reboot de American Idol en ABC y una revista la definió como la cantante que más ha ganado durante lo que va de este año.