Entre el 7 y 8 de noviembre, en la ciudad de San Francisco en Estados Unidos, la surcoreana Samsung realizó su conferencia anual para desarrolladores, la Samsung Developer Conference (o #SDC18), donde además de anunciar lo que se viene a nivel de aplicaciones y software, aprovechan la oportunidad de mostrar en qué están trabajando para sorprendernos en el mediano plazo, y así obtener nuestra atención (y prepararnos para obtener lo que tenemos en nuestros bolsillos). Con ustedes, un resumen de los principales anuncios del SDC18, que podrían marcar la pauta en lo que veremos en los teléfonos de Samsung dentro del próximo año.

Bixby pero en serio: en más equipos, con más idiomas y con un centro para desarrolladores

En 2017, junto con el Galaxy S8 y su pantalla sin bordes, vio la luz Bixby, el asistente de inteligencia artificial de Samsung, entrando a un mercado donde Alexa (Amazon), Siri (Apple) y Google Assistant llevaban la delantera, pero con un “pequeño” detalle: estaba sólo disponible en inglés (EEUU), chino y coreano, y restringido a ciertos modelos de teléfono de gama media-alta y alta, limitando su crecimiento. En #SDC18 se confirmó que dentro de las próximas semanas se incorporan el alemán, francés, italiano, inglés británico y el español, además de abrir el abanico de dispositivos donde podrá utilizarse, ya que estará disponible en más modelos de teléfono, y también relojes, electrodomésticos, televisores, y el Galaxy Home, el parlante con forma de marmita que ya nos anticiparon con el Galaxy Note 9, para así reforzar el concepto del Internet de las Cosas (IoT) y su ecosistema SmartThings.

La apuesta de la firma de las tres estrellas (sí, eso significa Samsung en coreano) no sólo se queda en ello, ya que junto con extender su utilidad, se anunció la creación del Bixby Developer Studio, una plataforma online con herramientas para que desarrolladores de todo el mundo planteen y trabajen nuevos usos y aplicaciones para el asistente virtual, y así, mejorarnos la calidad de vida a todos. Todavía no podrá plancharnos ni guardarnos la ropa, pero para allá vamos.

One UI: rediseñando Touchwiz otra vez

Una de las críticas más recurrentes a los teléfonos de Samsung es su adaptación de Android, conocida como Touchwiz, que modifica algunos aspectos estéticos del sistema operativo, y que para los más puristas, es un motivo para no preferir la marca, por sobre otras que lo respetan más, como los mismos equipos Pixel de Google, o Nokia, que intentan mantener al robot lo más puro y prístino posible.

Ya con la actualización a Nougat, vino la primera cirugía mayor al interfaz, donde conocimos Samsung Experience, que dejó íconos y pantallas donde predominaba el blanco, asemejándose más a EMUI, la versión hecha por Huawei para sus dispositivos, que a lo desarrollado por Google.

Vivimos así con Nougat y Oreo, pero Android Pie impone otros desafíos, y llegó la hora de un nuevo cambio, por lo cual, Samsung Experience será historia, y One UI tomará su lugar.

One UI traerá íconos con bordes redondeados y diseño plano, reubicación de menúes contextuales, para evitar que tapen el contenido en pantalla (como, por ejemplo, en la Galería), la creación de un Modo Nocturno, para mostrar las opciones con fondo negro, y colores de fondo adaptándose al color físico de cada dispositivo. O sea, si tienes un Galaxy S9 de color lila, predominará ese tono en la información en pantalla.

One UI estará disponible desde enero para los modelos Galaxy S9 y Galaxy Note 9, aunque si quieres probarlo antes, puedes hacerlo uniéndote al programa del testeo de la versión beta, aunque eso sólo aplica para modelos vendidos en Estados Unidos, Alemania y Corea del Sur.

Nuevas pantallas: ¿cómo tapamos el notch?

Otra de las áreas donde Samsung quiere imponer la pauta a seguir, y tiene las herramientas para hacerlo, es en las pantallas de los dispositivos móviles. Ya en 2015 sorprendió con el Galaxy S6 Edge, que poseía sus bordes curvos y le dio funcionalidad a estos (con alertas de colores, notificaciones laterales y People Edge, entre otros) y en 2017, pasando a una pantalla infinita minimizando los bordes (lo que implicó sacrificar al botón físico característico de los modelos de la marca), ahora quedaba dar el siguiente paso, donde el desafío de seguir ampliando el área útil de la pantalla choca con los sensores de la parte superior. Y mientras Apple, Huawei o LG pelean con el notch, ese espacio negro que corta la barra de notificaciones con los sensores y el auricular, acá presentaron la evolución de la Infinity Display, con tres versiones (Infinity-V, Infinity-U e Infinity-O, dependiendo de la forma del lente de cada modelo) que reducen esa área, aprovechando de mejor forma la pantalla, y la New Infinity, que logra integrar y ocultar completamente la barra superior.

Todo indica que estos nuevos paneles ya empezaremos a verlos en los modelos Galaxy A de 2019, y posiblemente en el S10 en el primer trimestre del próximo año.

Infinity Flex, el primer adelanto del esperado teléfono plegable

Esto era algo que veníamos oyendo hace años y, luego de muchos rumores y experimentos, al fin Samsung reveló al mundo el primer prototipo de teléfono con una pantalla plegable, lo que permite convertir al dispositivo en un tablet y viceversa.

Este terminal, el que se denominaría Galaxy X o Galaxy F, tiene una pantalla frontal de 4,58″, y resolución de 840×1960, mientras que la pantalla extendida sería de 7,3″, con resolución de 1536×2152.

Para poder lograr la mejor experiencia de usuario, se está trabajando palmo a palmo con Google, y así adaptar Android Pie a este nuevo formato, el que permitiría, por ejemplo, operar con tres aplicaciones en forma simultánea, o saltar de la vista de teléfono a la extendida dentro de la misma app sin perder información. Por lo mismo, se invitó a participar a desarrolladores de apps, para probar y optimizarlas bajo este estándar.

 

¿Cuándo podríamos ver estos equipos en tiendas?

Según información de prensa, la fecha de lanzamiento sería dentro del primer trimestre de 2019, y se estima fabricar un millón de unidades en su primera partida, por lo cual, se cree que su venta sería global, y podría llegar a nuestro país.

Ya saben entonces, que el futuro no es cuántos lentes le pones a la cámara de tu nuevo buque insignia, sino de cuántos pliegues tendrá la pantalla.

Otros adelantos estuvieron relacionados con SmartThings y su workspace para desarrolladores, mayor integración con juegos móviles, aprovechando el fenómeno de Fortnite (con la cual tuvieron exclusividad en el Galaxy Note 9), cambios en los sistemas operativos de los Smart TV, donde Tizen será reemplazado por el nuevo sistema TV Plus y otros asuntos más técnicos.