Con pocas sorpresas, sin jack de audífonos, dos modelos distintos pero similares, y la expectación de siempre, Samsung se encargó de presentarle al mundo su nueva versión del Galaxy Note, su flagship con lápiz que sigue siendo objeto de culto por muchos. Con ustedes, desde Nueva York con Alameda, hablaremos del Galaxy Note 10.

Como te mencionamos en la bajada, en esta oportunidad, el Note llega en una versión estándar y otra Plus, con más pantalla, cámaras, RAM, espacio y batería, pero manteniendo la esencia de ser un teléfono fácil de manejar, y en el cual el S-Pen sigue en su sitial de honor.

Empecemos con la versión normal, el Galaxy Note 10 (SM-N970F), el cual tiene una pantalla de 6,3”, 8GB de RAM, 256GB de memoria interna no expandible, cámara trasera de triple lente (una principal de 12mpx Dual Pixel con autofoco, estabilizador óptico y grabación 4K, otra de teleobjetivo también de 12mpx Dual Pixel, autofoco y estabilizador, pero además con zoom óptico de 2x, y la de ultra-gran angular, de 16mpx y panorámica de 123°, para perspectivas más profundas), batería de 3500mAh con carga rápida de 15W. A nivel mundial, estará disponible en colores rojo, rosa, azul, negro, blanco y Aura Glow, que va cambiando de acuerdo al brillo que recibe.

Por otro lado, el Galaxy Note 10+ (SM-N975F) ya viene con una pantalla de 6,8” (la más grande de la línea hasta el momento), 12GB de RAM, 256GB de memoria interna expandible con micro SD hasta 1TB, cámara trasera de cuádruple lente, ya que incorpora otro lente exclusivo para la función de Scanner 3D, que permite capturar objetos y renderizarlos automáticamente como maqueta 3D, para trabajar rediseñándolo directamente en el equipo. Con relación a la batería, esta es de 4300mAh y con carga ultra rápida, de 45W, que permite un día completo de uso con sólo media hora de carga (aunque el cargador se compra aparte). Esta versión vendrá en colores negro, blanco, azul y el mismo Aura Glow del el Note 10 normal.

Dejando de lado las diferencias (?), el Galaxy Note 10/10+ incorpora varias mejoras e innovaciones en relación al Note 9, como por ejemplo, la pantalla infinita, que redujo sus bordes al mínimo, y camuflando la cámara frontal, quedando sólo como un pequeño orificio. Hablamos de un display Dynamic AMOLED, con certificación HDR10+, que da más brillo y variedad de colores a las fotos y videos que reproduzcas en el teléfono. 

Si lo que te interesa es grabar y editar videos, acá tenemos la opción de grabar con enfoque dinámico, configurar el micrófono con zoom direccional (que permite seleccionar mejor el audio a capturar) y un estabilizador mejorado para evitar saltos, sobre todo en modos más delicados como el Hiperlapso (cámara ultra rápida). Y a la hora de editar, VideoEditor y Adobe Rush dan herramientas para recortar el video y darle efectos como profesional, ayudado por el S-Pen.

 

En el caso de su uso como escritorio, nuevamente DeX entra al ruedo, pero ahora siendo compatible con PCs y MAC, ya que podrás pasar contenidos y trabajar con aplicaciones del dispositivo al computador y viceversa. Y no sólo esto, ya que en la ocasión se anunció una alianza estratégica con Microsoft, que, entre otras cosas, presentaron la integración del Note 10 con Windows 10, para que, al conectar el teléfono, puedas recibir llamadas y mensajes en el PC sin tocar la pantalla del smartphone. Para los usuarios más antiguos de Samsung, es similar a lo que pudimos probar con SideSync, pero ya estabilizado, muy cómodo y práctico.

Si hablamos de la línea Note, no podemos dejar de mencionar el S-Pen, objeto de culto y motivo por el cual muchos no abandonan la línea (a pesar de fogosos tropiezos), el cual ahora cumple un rol fundamental. Acá, el lápiz que ya conocimos como control remoto bluetooth en el Note 9 permite el manejo por gestos, incluso dando la opción a desarrolladores de configurar estos gestos para su uso en juegos y otras apps. Además, el S Pen permitirá, a través de Samsung Notes, convertir los apuntes manuscritos en archivos de texto digital, incluso para exportarlos a formatos como documentos de Microsoft Word, y editarlos, cambiarle colores y formas, etc. 

Y si quedas corto de carga en tu reloj o audífonos compatibles con carga inalámbrica Qi, o si tu compañero de batalla también está corto de batería, el Note 10, al igual que el S10, viene con la función de Wireless Powershare, para compartir tu batería con otros dispositivos con sólo un toque.

En el resto de características, es una continuación del S10, con certificación IP68, parlantes stereo con tecnología Dolby Atmos, reconocimiento facial, lector de huella integrado a la pantalla, Bixby (pero sin botón dedicado), carga inalámbrica, puerto USB-C, Bluetooth 5.0, Android Pie de fábrica (bajo el cedazo de One UI), los sensores básicos (proximidad, acelerómetro, giroscopio, NFC), compatible con 4G+ (y una versión ya apta para el 5G), aunque con un detalle: no va más el jack de 3,5mm para audífonos, por lo cual, deberás utilizar un dongle o adaptador, o ya asumirlo y pasarte a auriculares bluetooth, con todo lo que eso conlleva.

En la oportunidad, no sólo el Note 10 fue noticia, ya que también Samsung aprovechó de mostrar más en detalle el nuevo Galaxy Watch Active 2, que fue lanzado el lunes 05 de agosto. Junto con ello, anunció el Galaxy Book S, notebook con pantalla táctil y Windows 10, ultra liviano.

Ya, ahora la parte triste: ¿cuál es el precio? Por ahora, se sabe que en el extranjero el Note 10 empezará costando desde los US$949 (versión de 8GB/256GB interna), mientras el Note 10 +empezaría en los US$1099 (versión de 12GB/256GB interna). En Chile no hay valores confirmados, sólo que estaría disponible para la venta desde el 4 de septiembre. Según reportes de prensa, ya operadores como Movistar y Claro lo tienen considerado en su catálogo de equipos y sus programas de recambio de teléfonos. De todas maneras, cuando tengamos la información concreta, la daremos oportunamente con los mejores datos.