En 2005, Kylie Minogue iba a actuar en el reconocido festival inglés de música Glastonbury, sin embargo y debido al tratamiento del cáncer que se le detectó entonces, tuvo que bajarse siendo reemplazada por Coldplay. De entonces, 14 años tuvieron que pasar para que la australiana por fin pudiese subir al escenario del evento en un espectacular, pero por sobre todo emotivo show.

Y su arribo fue por todo lo alto: Según datos entregados por la BBC de Londres, el show de la australiana fue lo más visto en la historia de todo el festival, congregando a más de 3,2 millones de teleespectadores quienes sintonizaron la performance de la intérprete de “Chocolate”, superando además el record de la actuación de Ed Sheeran en 2017 que obtuvo una media de 3,1 millones.

Además, en las plataformas web como YouTube y el iPlayer -la plataforma streaming de la decana de la televisión mundial-, la actuación consiguió 37,5 millones de espectadores, lo que constituye un incremento de un 86% con respecto a 2017 -recordemos que Glastonbury tuvo un receso en 2018-.

Por otro lado, el peak de sintonía fue al finalizar su show con 3,8 millones de televidentes quienes vieron la interpretación de “Dancing” y “Spinning Around”.

Una marca que reafirma lo querida que es Kylie Minogue en Inglaterra, asi como en el mundo entero, que honra tres décadas de una intachable y espectacular carrera musical.