“Un día voy a cantar el himno nacional en el Superbowl, un día”. Eso fue lo que escribió el día 7 de enero de 2010 la cantante Demi Lovato. Un sueño de los inicios de su carrera que se hizo realidad anoche en el Hard Rock Arena de Miami, cuando entonó las notas de “The Star-Spangled Banner”.

En su segunda aparición pública como cantante luego de la sobredosis de julio de 2018 que casi le cuesta la vida, la artista de Albuquerque tuvo una enorme misión como cantar la canción nacional de Estados Unidos, la cual hizo emocionar a los asistentes del recinto floridense, e incluso para los fans del Futbol Americano, superó a la entonación de Whitney Houston en el año 1991 (cuya aparición se dio bajo el contexto del desarrollo de la Guerra del Golfo Pérsico), que hasta anoche fue considerada como la mejor de las mejores entonaciones en la historia del evento más importante de Norteamérica.

Sin duda, el regreso a las pistas de Demi no fue en vano.