Al parecer, el 2021 será el año del recambio para Sony debido al auge e impacto de la PlayStation 5, tanto que apenas se lograron mantener las unidades un par de horas desde su puesta en venta en noviembre pasado, e inclusive después de asegurar un suministro adicional para la pasada navidad. Según los cálculos, se habría distribuido más de 3,4 millones de unidades de PS5 en todo el mundo sólo durante las primeras cuatro semanas de disponibilidad.

Si bien la cifra resulta impresionante para un lanzamiento, y que se vería todavía más engrosado si sumamos las últimas unidades disponibles, no sería sorprendente saber que los envíos totales de PS5 hayan superado ya los 4 millones de unidades en todo el mundo. Ante esta situación Sony estaría evaluando incrementar la producción de la PS5 en con tal que la producción tenga un fuerte aumento de entre 16,8 a 18 millones de unidades que serían distribuidas durante el año 2021, esto según una fuente interna de la compañía

Para poder llegar a esta cifra, Sony se decidió a sumarse a la fabricación de varios de los componentes básicos de su consola, con la ayuda de la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), en una acción que le dará a otra de las compañías relacionadas, AMD, una mayor capacidad de fundición para producir las CPUs necesarias para producir mas unidades de PS5. Y si bien la consola aún será difícil de conseguir durante los primeros meses del año, todo apunta a que no pasará mucho tiempo antes de que la compañía japonesa logue estar al día con la demanda de los interesados.

Tal vez, relacionado con esto último Sony en Japón estaría dejando de producir algunos modelos de PS4 y PS4 Pro, particularmente los modelos en blanco o de mayor capacidad de disco duro los cuales no recibirían nuevo stock, al menos en Japón. sin embargo, esta decisión no afectaría a los modelos más estándar.

Esta información fue revelada por una tienda japonesa en una fotografía publicada en su cuenta de Twitter que menciona: “Queridos consumidores: debido al fin de la fabricación, los siguientes productos no tendrán nuevo stock”.

Esto no afectaría a los modelos estándar como la PS4 500GB Black y PS4 1T Black, pero indica el interés que tiene Sony por desviar la producción de modelos de PS4 hacia la PlayStation 5, con tal de satisfacer la demanda de esta última tal como se especificó anteriormente. La gran ventaja de esta decisión radicaría en que la nueva consola es compatible con el catálogo de PS4 y la transición a PS5 se puede producir de una manera mucho más rápida.

Por otra parte, a la compañía japonesa aún le interesa mantener en el mercado una opción más asequible a un público de menor poder adquisitivo y la PS4 sería esa opción para aquellos jugadores que aún no piensan dar el salto a esta nueva generación o que no piensan aprovechar la resolución 4K. Por el momento, Sony no ha hecho un comunicado oficial sobre los planes de disponibilidad de PS4 en Japón u Occidente.