El trabajo conjunto entre Huawei y 12 prestigiosas universidades, centros de formación técnica e institutos profesionales, permitió la capacitación en Tecnologías de la Información y Comunicación de más de 3.500 estudiantes y académicos -de los cuales un 35% es de regiones-, mediante cursos que, por primera vez, y producto de la pandemia, se realizaron de manera online. Con esto, la empresa superó ampliamente su meta inicial de capacitar en un período de 5 años a 5.000 alumnos.

El CEO de Huawei Chile, David Dou Yong, resaltó la importancia de esta iniciativa desarrollada en el país. “Estamos muy satisfechos, ya que con el programa estamos haciendo contribución real al desarrollo de profesionales de las TIC en Chile. “Estas capacitaciones serán un aporte para su empleabilidad y permitirán fortalecer el entorno digital del país, y posicionar a Chile como un referente latinoamericano en desarrollo de nuevas tecnologías”, dijo.

Los participantes pudieron optar entre diversos cursos y certificaciones en temáticas como Inteligencia Artificial, Cloud Computing, desarrollo de ecosistema de aplicaciones y 5G. Este último concentra gran importancia, debido a la pronta llegada al país de la tecnología de quinta generación, lo que dejará a Chile liderando en el sector de telecomunicaciones en la región.

“Estamos preparando a alumnos y profesores para enfrentar los desafíos del futuro la idea de este programa es acercar a todos quienes tienen interés en temáticas vinculadas a las TIC e impulsarlos a que sigan aprendiendo sobre una materia que va a ser clave en el desarrollo del país no solo a nivel tecnológico, sino también económico y social”, afirmó el gerente de Asuntos Corporativos Huawei Chile, Marcelo Pino.

Asimismo, durante 2020, la empresa apoyó diversas iniciativas desarrolladas por las universidades, como la Hackathon de Duoc UC, que tenía como finalidad reactivar la economía, y el desafío High Tech organizado por la Universidad de Concepción.

Cabe destacar que el Programa de Talentos de Huawei en Chile se basa en cuatro pilares principales: descentralización, ya que busca alianzas con casas de estudios a lo largo de Chile; equidad, porque está dirigido a democratizar el acceso a capacitación, tanto de alumnos de universidades como de institutos de formación técnica; diversidad, dado que busca fortalecer la inclusión de la mujer en la industria de la tecnología; y sin barreras idiomáticas, puesto que todos los cursos se realizan en español, lo que permite llegar a una mayor cantidad de estudiantes y docentes.