El año 2020 cambió nuestra relación con la tecnología, y nos acercó a la adaptación de nuevas herramientas para optimizar nuestro día a día. Según un nuevo estudio de Oracle y el experto en finanzas personales Farnoosh Torabi, actualmente, las personas confían más en los robots que en ellos mismos a la hora de administrar sus finanzas.

La iniciativa realizada a más de 9.000 consumidores y líderes empresariales en 14 países, reveló que la pandemia del covid-19 ha aumentado la ansiedad financiera, la tristeza y el miedo de las personas, llevando a ciertas agrupaciones a reconsiderar el papel y el enfoque de los equipos de finanzas corporativas y los asesores financieros personales.

El covid-19 y sus efectos en las organizaciones

Entre los líderes empresariales, la ansiedad financiera y el estrés aumentaron en un 186% y la tristeza creció en un 116%. Y en el caso de los consumidores, se duplicaron las cifras de ansiedad financiera y estrés, mientras que la tristeza aumentó en un 70%.

Por otra parte, el 90% de los altos ejecutivos se preocupan por el impacto de la pandemia en su organización, con foco especial en la lenta recuperación económica o recesión (51%), recortes presupuestarios (38%) y la posibilidad de quiebra (27%).

Además, el 87% de los consumidores están experimentando temores financieros, entre los que destaca la pérdida del empleo (39%), de ahorros (38%) y la posibilidad de nunca saldar sus deudas (26%).

Estas preocupaciones mantienen a la gente despierta por la noche. El 41% de los consumidores informaron haber perdido el sueño debido a sus finanzas personales con foco en facilitar el manejo de temas financieros, las personas confían cada vez más en la tecnología para poder resolver sus problemas. Así lo demuestran las cifras del estudio realizado por Oracle, el cual menciona que el 67% de los consumidores y líderes empresariales creen en las capacidades de un robot más que
en las de un ser humano para gestionar temas económicos, ya sean personales o de su empresa.

El 73% de los altos cargos de las compañías confían más en este tipo de máquinas que en ellos mismos y el 77% lo hace más que en sus propios equipos de finanzas. El 89% cree que los robots pueden mejorar el rendimiento de su organización detectando el fraude (34%), creando facturas (25%), y realizando análisis de costo-beneficio (23%).

Modificaciones en los equipos empresariales

Para adaptarse a la creciente influencia y función de la tecnología, tanto los profesionales de finanzas corporativas como los asesores, deben acoger el cambio y desarrollar nuevas habilidades.

El estudio revela que el 56% de los líderes empresariales cree que los robots reemplazarán a los profesionales de las finanzas corporativas en los próximos cinco años. “Gestionar las finanzas es difícil en el mejor de los casos, y la incertidumbre financiera de la pandemia global ha exacerbado los desafíos financieros en el hogar y en el trabajo”, dice Farnoosh Torabi, experto en finanzas personales y presentador del podcast So Money. “Los robots están bien posicionados para ayudar, son geniales con los números y no tienen la misma conexión emocional con el dinero. Esto no significa que los profesionales financieros vayan a desaparecer o sean reemplazados por completo, pero la investigación sugiere que deberían centrarse en desarrollar habilidades sociales adicionales a medida que evoluciona su función”, comentó el especialista.