Fenomenal. Así ha sido la actuación de Dua Lipa, que desde su arribo a los Grammys que sus fanáticos tuvieron el hype por las nubes sobre cómo sería su performance en el escenario de la premiación musical. Y felizmente, no decepcionó.

Su show empezó con un breve discurso en donde indicó cómo la música cambió su vida desde su infancia hasta el desarrollo de su más reciente producción, “Future Nostalgia”. Todo era acompañado por las imagenes de la artista británica en su niñez y adolescencia, para luego seguir con los primeros acordes de “Levitating”, su más reciente éxito con DaBaby.

Si bien empezó de manera sobria, todo cambió a la espectacularidad y elegancia cuando se despojó de su chaqueta rosa y se integró a su equipo de bailarines con una sensual lencería que no dejó indiferente prácticamente a nadie. Sus bailarinas, todas con lencería, fueron un genial complemento para una actuación de esas que son memorables dentro de la industria musical.

Además de todo ello, no solo Lipa arrasó en su show, sino que además pudo llevarse el premio de Mejor Album Vocal para su casa, en una noche en la que ella y sus fanáticos salieron ganando por todos lados.