Se sabe que la pandemia del COVID-19 va a dejar muchas secuelas en la economía y en la calidad de vida de las personas, sin embargo, también dejará graves consecuencias en cuanto a un tema de debate que ha tomado fuerza en el último tiempo: La salud mental.

Un estudio realizado por Ipsos reveló que Chile tiene la segunda peor salud mental del mundo durante los tiempos pandémicos, siendo unos de los que más han sufrido cambios en su estado emocional desde marzo del año pasado, cuando se declaró el estado de emergencia en nuestro país.

Asimismo, según informa Publimetro, han subido en un 600% las atenciones psicológicas por cuadros como la depresión, la ansiedad y hasta intentos de suicidio.

Otros reveladores antecedentes reflejaron que un 56% de los encuestados reveló que su vida cambió a peor desde el inicio del Coronavirus en nuestro país, superada solo por Turquía con un 61% de personas con dolencias mentales, igualando a Hungría y superando a Italia con un 54%. En lo que respecta a Sudamérica, Brasil secunda a nuestro país con un 53%.

La firma ha hecho la consulta en 30 países bajo la pregunta “¿cómo ha cambiado su salud mental y emocional desde el comienzo de la pandemia hace un año?”.

A partir de estas situaciones y antecedentes, es importante generar iniciativas para mejorar la salud mental de los chilenos, así como impulsar acciones públicas para ayudar a quienes anímicamente lo están pasando mal.