Después de un largo periodo en el que Estados Unidos sencillamente las vio negras con la escandalosa cantidad de muertos y contagiados por COVID-19 hasta comienzos del año pasado, la comprobadísima efectividad de las vacunas ha hecho que poco a poco se retome la normalidad en el país más poderoso del mundo.

De esta forma, varios programas de televisión han vuelto a sus estudios y estados pre-pandémicos y, del mismo modo, las salas de conciertos vuelven a la vida bajo estrictos protocolos sanitarios.

Fue ese el caso del mítico Broadway en Nueva York, en donde el encargado de dar la bienvenida de nuevo y reabrir los telones fue la leyenda del rock estadounidense, Bruce Springsteen. Según informa CNN, el show fue a aforo completo y entre las medidas de prevención de rebrotes están el que los asistentes deben contar con sus vacunas al día o con un test negativo de COVID-19.

Así, los asistentes del show disfrutaron nuevamente de éxitos como “Dancing in the Dark” y la mítica “Born in the USA”.