Después de dar su declaración ante la justicia de Los Angeles, la cantante Britney Spears busca un poco de paz y tranquilidad estando de vacaciones en Maui. Sin embargo, al parecer un grupo de personas quiere truncarle dicha posibilidad.

Y es que haciendo uso de su Instagram, la intérprete de “Toxic” habló fuerte y claro contra los paparazzis, quienes tomaron fotografías suyas con su novio Sam Asghari, y a los que acusó de manipular dicho material para así deformar su figura.

La princesa del pop comenzó escribiendo que “Estar aquí en Maui es una locura ahora. Los paparazzis saben dónde estoy y no es divertido”. Además reflexionó que “Es bastante difícil ir a cualquier parte porque estas caras tontas siguen apareciendo para tomarme una foto, pero no solo hacen una foto. Distorsionan mi cuerpo y es vergonzoso”.

“Sé que mi cuerpo no es perfecto, pero definitivamente no me veo como ellos me retratan”, concluyó Spears.


El texto vino acompañado de un video con la canción “Fuck you” de Lily Allen en donde además muestra como es ella en bikini. Inmediatamente después, Britney recibió el apoyo incondicional de sus fanáticos, quienes la apoyaron desde el primer minuto en esta lucha por su libertad.