Además de la solidaridad del mundo del pop para con Britney Spears y la situación judicial que vive con su padre, otras cantantes han confesado algunos de los momentos que estuvieron relacionados con su circulo familiar que le dan la razón a la princesa del pop.

Fue este el caso de Iggy Azalea quien rememoró una desagradable situación que tuvo que lidiar con su padre, Jamie Spears, quien desde 2008 maneja las decisiones, la carrera e incluso la vida de la artista.

La rapera australiana hizo uso de su cuenta en Twitter para contar dicha experiencia, argumentando que “es una decencia humana básica al menos sacar de su vida a una persona que Britney ha identificado como abusiva. Esto debería ser ilegal”.

Dicho contexto se da en 2015, cuando ambas lanzan en conjunto la canción “Pretty Girls”, en la que fue testigo de varios momentos que respaldarían la declaración que diera la semana pasada la intérprete de “Crazy”. Al respecto reflexionó: “La vi restringida incluso de las cosas más extrañas y triviales, como cuántos refrescos se le permitía beber. ¿Por qué eso es necesario?”.

Además reveló una amenaza que Jamie le dio a Azalea en los Billboard Music Awards de ese año, confesando que “Su padre esperó, convenientemente, hasta literalmente momentos antes de nuestra presentación en los BMA, cuando yo estaba detrás del escenario en el camerino, y me dijo que si no firmaba un acuerdo de confidencialidad no me permitiría subir al escenario”.

Al respecto añadió que “la forma en que hizo que yo firmara un contrato sonaba similar a las tácticas de las que Britney habló la semana pasada con respecto a su show en Las Vegas”.

Iggy finalizó su escrito diciendo que “Jamie Spears tiene la costumbre de hacer que la gente firme documentos mientras está bajo coacción, y Britney Spears no debería verse obligada a coexistir con ese hombre cuando dejó en claro que está afectando negativamente su salud mental. Esto no está nada bien”.