GAM abre su temporada de teatro en sala con “Final de partida”, obra del dramaturgo y escritor irlandés Samuel Beckett (1906-1989) y que llega interpretada por los actores Willy Semler, Jaime McManus, Norma Ortíz y Regildo Castro.

La obra, dirigida por Francisco Martínez, sitúa a los protagonistas años después del fin del mundo, en un refugio aparentemente subterráneo. El grupo de sobrevivientes está compuesto por un viejo ciego y parapléjico, su sirviente que no puede sentarse y sus padres amputados de piernas y encerrados en basureros.

Los dos personajes principales, mutuamente dependientes, siempre se han llevado mal. Y aunque el lacayo muestra a veces una remota intención de librarse de su yugo, no es capaz de hacerlo. Sin embargo, se detona el conflicto, cuando este último toma la tortuosa decisión de abandonar el refugio para buscar vida y el sentido de un nuevo comienzo.

La obra tensiona una idea totalmente pesimista y oscura, para proponer un punto de vista más positivo de la especie humana en un contexto postraumático y de sobrevivencia. Es así como la idea motora de la dirección subraya que “aún en la peor de las catástrofes es posible encontrar una pequeña luz de esperanza”.

“La obra no dialoga explícitamente con el presente pandémico, sin embargo, los personajes se encuentran en una situación exageradamente similar al confinamiento que vivimos hasta hace unas semanas. Para Beckett, ese fin de mundo fueron las guerras y bombardeos nucleares. Nosotros perfectamente podríamos leer la obra como una posibilidad de futuro tras un holocausto masivo por una pandemia letal”, comenta su director, Francisco Martínez Batarce.

Este drama en un acto, publicado en 1957, es considerado uno de los más importantes trabajos de Samuel Beckett, junto con “Esperando a Godot”. El autor, figura clave del llamado teatro del absurdo, intensifica en esta obra sus ambientes sombríos y profundamente pesimista acerca de la condición humana, con espacios dramáticos cerrados y claustrofóbicos. Su pesimismo es, sin embargo, suavizado por un particular sentido del humor negro y sórdido.

La obra estaba programada para estrenarse el 2020, pero finalmente la pandemia los obligó a cancelar. Este año se reprogramaron ensayos por Zoom, e incluso, tras la positividad del director al covid-19, éste terminó dirigiendo ensayos desde una residencia sanitaria. Hoy ya ensayan en GAM prontos a estrenar y para el elenco, la experiencia ha sido inolvidable:

Jaime McManus: “Son cuatro personajes que han sido abandonados en un búnker, donde no existe nada alrededor. Hay un terror de hacer lo mismo todos los días, años y años, en una rutina infinita y que colinda con la locura”.

Willy Semler: “Es un paisaje posnuclear, un argumento distópico, casi de ciencia ficción y que viene perfectamente a los días de hoy. Ha sido liberador volver a los ensayos. Hay un optimismo y una emocionalidad muy fuerte para nosotros como actores de teatro. Es nuestro oxígeno y cuando falta, algo en uno muere”.

Regildo Castro: “Es un sueño, porque hace como 5 años que no hacía teatro. Me había planteado la idea de dejar las tablas, pero de repente apareció esta maravilla que me permitió volver al teatro y sentir el olor al escenario. Has sido un regalo”.

Norma Ortiz: “Estamos como primer año de escuela, esperando qué va a pasar, porque hace un año y medio que no nos juntamos con el público. Vengan con tranquilidad, están todos los aforos diseñados, con todo el protocolo sanitario necesario para la mejor experiencia para todos”.

7 al 15 Ago. Sá y do – 18 h. Sala N1
Paga lo que quieras: $3.000, $4.000, $5.000 ó $6.000