Cuarentenas, encierro y malos hábitos marcaron el estilo de vida de los últimos 2 años, haciendo que las personas, al no poder ejercitarse en gimnasios o en grupos, busquen cuidar su salud apoyándose en la tecnología, que proporciona productos específicos para bienestar y actividad física.

El monitorear la salud y la frecuencia cardíaca, la medición del nivel de oxígeno en la sangre y la calidad del sueño, se han convertido en factores clave para cuidar la salud durante esta pandemia. Las Honor Watch GS Pro y el Honor Band 6 son una opción que permite al usuario monitorear la salud en estas épocas.

La compañía china HONOR, que concretó su separación en 2020 de la empresa Huawei, llegó a Chile de la mano de ambos productos estrella. Pensado en deportistas y aventureros, Watch GS Pro es un reloj inteligente que incluye más de 100 entrenamientos, además de resistencia de nivel militar certificada para aguantar golpes, temperaturas extremas, niebla salina, cambios de presión y altitud entre otros; con una batería que dura hasta 25 días en modo ahorro de energía y hasta 100 horas con GPS activado.

Por otro lado, para quienes prefieren ejercitarse en casa, HONOR Band 6 ofrece al usuario 10 tipos de ejercicio, incluyendo nado en agua dulce, impulsada por una batería de hasta 14 días de duración, convirtiéndola en la fusión perfecta entre una interfaz sencilla y destacada tecnología. Ambos productos permiten fijar los objetivos y registran el progreso, además de contar con recordatorios que ayudan al usuario a mantener la constancia en su entrenamiento. 

Desde el comienzo de la pandemia todo se ha intensificado, ya sea por adoptar un ritmo de vida diferente o tener que adaptarse rápidamente a imprevistos. En este contexto, problemas como la falta de horas de sueño, el sedentarismo, los malos hábitos alimenticios y el estrés han deteriorado la calidad de vida de los chilenos.

Con esto en mente, los dispositivos wearables de HONOR -Watch GS Pro y Band 6– son un excelente aliado para una mejora en la calidad de vida del usuario, incluyendo monitoreo del ritmo cardíaco, medición del nivel de stress, de la saturación de oxígeno en la sangre y monitoreo del sueño. Aún para quién no tenga incorporado el ejercicio en su día a día, pequeños cambios como mejorar la calidad del descanso, monitorear el nivel de oxigenación en la sangre y realizar ejercicios de respiración para bajar el nivel de estrés permitirán mejorar el bienestar del usuario en su día a día.