Desde la llegada de la pandemia, las familias valoran cada vez más aquellos electrodomésticos que les facilitan la vida y hacen más cómodo su día a día. En esta línea, los lavavajillas han adquirido una gran importancia.

Según el product manager head de Home Appliances de Midea, José Ignacio Momberg, “hoy las personas están dispuestas a comprar un lavavajillas porque, además de que significa un ahorro de agua, les permite tener más tiempo para sus seres queridos o para ellas mismas”.

De igual manera, el experto asegura que actualmente este tipo de productos es mucho más asequible que hace 10 años atrás. “Los lavavajillas de Midea se caracterizan, además de su innovación y calidad, por contar con precios muy competitivos en el mercado. El objetivo de la marca es que todas las personas puedan tener acceso a herramientas que les simplifiquen la vida. También, están diseñados de tal forma que ahorran agua y luz, lo que con el tiempo reduce los gastos de las personas”, agrega Momberg.

Dicho esto, uno de los lavavajillas que destaca el ejecutivo es el Midea MLV-12SB5203 con capacidad de 12 cubiertos. Este equipo cuenta con una tecnología de doble rociador, medio e inferior, que permite lavar y proteger la vajilla, la cristalería y los cubiertos. Todo quedará reluciente y en perfecto estado durante mucho tiempo. A su vez, posee cuatro programas: Intensivo, ECO, 90 minutos y Rápido. Asimismo, si tienes que lavar poca loza, también permite elegir el programa de media carga, con lo que ahorrarás, agua, energía y tiempo.

El lavavajillas Midea MLV-12SB5203 tiene un valor cercano a los $300.000, una inversión que vale la pena, sin lugar a dudas, ya que permite ahorrar una gran cantidad de agua y, por ende, de dinero en la cuenta del mes.

“Varios estudios han demostrado que en un lavado normal de 12 cubiertos, se gastan en promedio más de 100 litros de agua, mientras que con un lavavajillas para la misma cantidad de cubiertos solo se gastan entre 10 a 20 litros, logrando más de un 80% de ahorro en el consumo”, asegura José Ignacio Momberg.

De esta manera, el hecho de comprar un lavavajillas también considera un beneficio ecológico, un factor más que importante tomando en cuenta la megasequía por la que atraviesa el país.