En el último tiempo, se ha estado viviendo una escasez de chips y semiconductores produtos de la actual situación de emergencia sanitaria que ha estado viviendo el mundo y que ha llevado a que diversas compañías creadoras de hardware para computación y telefonía móvil postergue algunos lanzamientos que eran muy tradicionales tanto a principio como a mitad de año.

Ante esta situación, muchas líneas de productos no han podido ser lanzadas y otras han postergado para un periodo indefinido sus lanzamientos en smartphones, procesadores, tecnología gráfica y otras empleados en inteligencia artificial. Ante esta situación, una de las compañías clave en la electrónica podría entrar de lleno a cubrir una oferta que hoy se ha discutido ser muy escasa.

Sony, la popular compañía japonesa especializada en electrónica de consumo y consolas de videojuegos se encuentra evaluando la creación de una nueva fábrica de semiconductores en el territorio japonés. Según cuenta la información de la agencia Reuters, la compañía estaría evaluando en cooperación con la compañía TSMC la principal empresa fabricante de semiconductores del mundo en un joint venture que involucra una inversión de mas de 7 mil millones de dólares.

La fabrica estaría emplazada en la ciudad de Kumamoto, en la prefectura del mismo nombre y estaría dedicada la fabricación de chips para cámaras (en donde Sony tiene una importante participación en el mercado, automóviles y todo tipo de productos que han sido afectados por la falta de componentes durante los últimos meses. Este proyecto ya esta contando con el apoyo del gobierno de Japón y se proyecta que ya estaría en funcionamiento a partir de al 2024.

La japonesa Sony y la taiwanesa TSMC esperan concretar próximamente este acuerdo con miras a reducir la escasez de semiconductores que ha sido la tónica del último año a nivel mundial y a reducir la concentración de la fabricación de estos componentes en la isla-republica. Según fuentes provenientes de la empresa AMD, se dice que esta crisis continuaría hasta el próximo año 2022, algo de lo cual Sony ha ido experimentando desde el año pasado por las demoras de plazo en el despacho de su última consola PlayStation 5.