En un nuevo ciclo temático de “Visión de Líderes” de banco Itaú, titulado “El camino de las Startups”, el coordinador de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de ingeniería de la Usach, Walter Valdés, aseguró que en Chile existe un ecosistema, sobre todo estatal, que propicia emprendimientos de impacto y destacó que el país está más adelante que el resto de los países de la región.

“Las propuestas que van surgiendo o aquellas ideas que han ganado, por ejemplo, el fondo semilla de Corfo, o que han trabajado con Startup Chile, han tenido un componente de alto impacto, por ende, lo fundamental es crear un proyecto con una trascendencia importante”, aseveró.

Valdés señaló que una de las principales variables que motiva a los emprendedores locales es precisamente desarrollar soluciones que generen impacto positivo en la sociedad e, incluso, que inspiren a otros a seguir el mismo camino. Sin embargo, comentó que convertirse en unicornios no es la meta final de todas las startups.

“Creo que esa meta es más del ecosistema o de las instituciones que de los mismos emprendedores. La mayoría de los proyectos no responden tanto a la generación económica, sino a su impacto en la sociedad. No sabría decir si ser un unicornio es el objetivo de todos los emprendedores de Chile”, indicó el experto.

En torno a los desafíos, el líder del área de emprendimiento de la Usach comentó “la primera piedra en el camino, es darte cuenta de que te queda un montón por avanzar, o que el proceso de innovación no es tan entretenido como te lo habían dicho en una charla.

Las personas no siempre se dan cuenta de lo complejo que es prepararse para desarrollar un buen emprendimiento, entendiendo que cada día hay más gente entrando en este ecosistema, lo que se traduce también en mayor competencia”, dijo.

Chile como ecosistema emprendedor

Walter Valdés destacó el alto nivel de apoyo a los emprendedores que Chile ha alcanzado con sus programas públicos. Celebró que el país tenga organizaciones que lideren regionalmente en este aspecto.

También, detalló que desde el sector público en Chile se está trabajando para impulsar el emprendimiento, reforzando especialmente el factor innovador en cada uno de los proyectos que se van impulsando. En la otra vereda -dijo-, se encuentra el sector privado, el cual consideró que todavía tiene espacio para aumentar su protagonismo en esta materia.

Las “5 estaciones” del camino emprendedor

Walter Valdés insistió en que emprender no es tarea fácil, no obstante, resaltó una
serie de elementos que, a su juicio, son herramientas a considerar cuando se quiere
incursionar en el mundo del emprendimiento. Estas son:

Inspiración: “Esto es lo primero, porque si yo no tengo acceso a nada es muy difícil
que yo cree una idea innovadora. Sabemos que la creatividad tiene que ver con cómo una
persona puede combinar distintos elementos existentes para crear algo nuevo”.

Preincubación: “Es donde buscamos ideas que estén en fase inicial y las personas
idóneas para poder ejecutarlas. Individuos con un perfil capacitado para liderar proyectos o
equipos que tengan la motivación para crear cosas”.

Preparación: “Aquí, el emprendedor debe tener claro que la solución en la que esta
trabajando atiende a un problema en concreto. Es importante que el problema sea
irrefutable, en el sentido de que sea indiscutible de que es un tema que requiere resolverse,
esto respaldado con cifras, variables y un estudio al respecto”.

Incubación: “En esta etapa, podemos trabajar y pulir las variables de modelo de
negocio para adquirir los primeros fondos del proyecto”.

Aceleración: “Tras descubrir los primeros clientes, la idea es pasar a una aceleradora
o alguna institución que te ofrezca servicios de aceleración para que puedas conseguir tus
primeras ventas y consolidar un escalamiento en el modelo de negocios y de ventas,
ampliando tu gama de productos, de servicios o, en el mejor de los casos, el escalamiento a
nivel internacional, pudiendo hasta comercializar en otros países”, concluyó el coordinador
de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Usach.