“Somos niñas intentando empoderar a otras niñas, y aunque estemos en contextos diferentes, no dejamos a ninguna atrás”, afirmó Melissa Arce de Tremendas Costa Rica, al comenzar el Encuentro Latinoamericano por las Niñas, organizado por Fundación Tremendas y con la colaboración de ONU Mujeres, Banco Mundial y Unicef, con motivo de los diez años del Día Internacional de la Niña. 

En la actividad participó la convencional constituyente Constanza Schönhaut, quien explicó que en la comisión de participación popular serán considerados los niños, niñas y adolescentes, a través de audiencias públicas e instancias como cabildos exclusivos para ellos, para generar un diálogo directo. “Todo esto es parte de un cambio de paradigma adulto-centrista en la implementación de leyes y políticas públicas. Avanzar en esa línea es progresar en derechos de niños, niñas y adolescentes”, recalcó.

María Inés Salamanca, coordinadora de ONU Mujeres en Chile, advirtió que “en la actualidad las mujeres y las niñas están subrepresentadas en la política y diversos espacios de la vida social, particularmente en funciones de liderazgo” y agregó que “será importante incorporar la opinión de las niñas y adolescentes en el proceso constituyente”.

En compromiso con garantizar la representatividad de las niñas y adolescentes en espacios de incidencia, Fundación Tremendas recogerá las conclusiones del encuentro y opiniones de las niñas, para luego hacerlas llegar a través de una carta a la Convención que avanza en una nueva Constitución. 

Mirada internacional

Juliana Chen, economista en educación del Banco Mundial, expuso sobre los esfuerzos de la institución para disminuir las brechas de género y las barreras que ha impuesto el COVID-19 en este camino –como el aumento de la carga en las tareas de cuidado para niñas y mujeres, que afectaría su capacidad para seguir participando en la educación a largo plazo–. Chen agregó que “aunque América Latina es la región que presenta la mayor proporción de mujeres con educación superior en STEM, la proporción de mujeres dedicadas a investigación es casi la más baja en comparación a las demás regiones”

Por parte de Unicef, su representante en Chile, Glayson Ferrari, habló sobre género y migración, y señaló que solo en América Latina y el Caribe se identifican 6,3 millones de niñas, niños y adolescentes migrantes, algunos de los cuales sufren violencia, abuso y separación familiar. “Tenemos que celebrar los logros, pero este es un día de lucha, porque todavía en el año 2021 estamos enfrentando cosas que deberían estar superadas por la humanidad”, señaló.

En tanto Olga Barbosa, seremi de Ciencias de la Macrozona Sur, enfatizó la importancia de fomentar el interés por la ciencia entre las niñas, tanto en el colegio como en el hogar. “Según estudios, a los cinco años las niñas ya se identifican a sí mismas con menos capacidades que los niños para desempeñarse en áreas STEM. En la universidad, la matrícula femenina en carreras asociadas a esa área sigue siendo baja. Hay prejuicios y estereotipos que se arrastran y se mantienen”, advirtió. 

Daniela Salazar, de Fundación Horizonte Ciudadano, expuso cifras sobre los derechos sexuales y reproductivos de las niñas en la región, señalando, por ejemplo, que hay más de 200 millones de mujeres que desean evitar el embarazo, pero no están usando métodos anticonceptivos modernos. “Para avanzar en garantizar estos derechos es clave reforzar políticas, leyes, estrategias y programas nacionales y garantizar el acceso universal a la información, servicios y productos básicos asociados a ellos”, sostuvo. 

Por su parte, Julieta Martínez, fundadora de Tremendas y quien moderó la actividad, invitó al empoderamiento de las asistentes. “Ser activista es tomar algo que te genere rabia o pena y convertirlo en un motor de cambio. Que sea eso lo que te movilice a generar un cambio, a buscar a otras personas, a informarte. Porque una persona educada no sólo mejora su calidad de vida, también puede llegar a cambiar el mundo”, expresó. 

El 11 de octubre fue declarado el Día Internacional de la Niña por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 2011, con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los desafíos únicos a los que se enfrentan en todo el mundo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus Derechos Humanos.