Avanzar hacia una educación inclusiva se ha convertido en una de las prioridades para las entidades gubernamentales, empresas privadas y ONG. Esto, especialmente porque cifras de la Unesco muestran que, en promedio, los adolescentes con discapacidad que se encuentran entre los 12 y 17 años tienen un 10% menos de probabilidades de asistir a la escuela que aquellos que no tienen ninguna discapacidad.

La misma organización señala asimismo que solo una cuarta parte de los países de América Latina cuenta con leyes de educación inclusiva, motivo por el cual las grandes compañías de tecnología como Oracle han buscado formas para contribuir a disminuir la exclusión escolar y mejorar los procesos de aprendizaje de la población con discapacidad.

Alice, por ejemplo, es el software de enseñanza gratuito que es parte del portafolio de servicios de educación de Oracle con el que no solo los niños aprenden a programar, ya que también les permite a los estudiantes con discapacidad mejorar su desarrollo académico. Alice resulta ser un software exitoso para personas con discapacidades del desarrollo, ya que contiene gráficas en 3D, interacción virtual con varios personajes que trae el programa y, además, sonidos y narraciones que permiten que los niños presten atención y estén más involucrados.

Es preciso resaltar que las TIC han demostrado durante los últimos años su eficacia para los procesos de educación inclusiva, puesto que ofrecen un entorno intuitivo, predictible y exacto, en el que los estudiantes pueden desarrollarse y aplicar conceptos de manera más rápida y eficiente. Otro de sus beneficios es que construyen espacios dinámicos y motivadores, que además refuerzan la enseñanza con una rápida recompensa y que se puede estudiar a distancia, disminuyendo los traslados, que suelen ser un tema complejo para personas con movilidad reducida.

“La tecnología nos entrega la posibilidad de generar oportunidades únicas para la gente que tiene alguna discapacidad, especialmente en materia educacional, donde muchas veces el entorno poco integrador y adaptado a sus necesidades les impide aprender de la mejor manera. Muchas veces la falta de acceso a la tecnología puede generar brechas, pero en casos como éste también puede ser una potente herramienta para entregar mejores condiciones educativas y eso es lo que tenemos que promover”, afirmó la gerenta general de Oracle en Chile, Soledad Matos.

Para el uso de la herramienta, Oracle ha brindado espacios de capacitación a los maestros a través de su programa Oracle Academy, que hoy ya cuenta con el respaldo del Ministerio de Educación. En estos talleres han aprendido cómo incluir en sus prácticas de enseñanza el lenguaje de programación Java y otros temas relacionados con animación 3D, videojuegos y aplicaciones.