Aunque usted no lo crea: A pesar de que perdió el juicio que le puso la princesa del pop, James Spears, progenitor de la cantante, ahora quiere que ella le pague los gastos judiciales por este enfrentamiento, a pesar de que él fuese removido de la tutela.

De acuerdo a lo que informó Variety, el perla presentó una serie de documentos para conseguir la autorización del tribunal para que el patrimonio de la artista pague los abogados que tuvo que contratar para enfrentar las acusaciones que perdió, ya que de acuerdo a dicha persona, “se dedicó a proteger la salud y patrimonio de su hija, como lo hizo toda su vida, mientras mantuvo a raya a los oportunistas e interesados”.

Un abogado de Jamie declaró en uno de los documentos que sus años cuidando la salud de la bella diva “pudieran someterlo a la bancarrota personal y la ruina defendiendo reclamos infundados”.

Ante esto, el principal abogado de Britney, Mattew Rosengart, envió un comunicado expresando que el padre “cosechó muchos millones de dólares gracias a que fue el tutor de Britney. Gracias al trabajo y el dinero ganado con esfuerzo de Britney, le pagó a sus abogados millones”.

“La tutela terminó y Spears fue suspendido con descrédito. Dadas las circunstancias, su petición no solo carece de mérito legal, es una abominación. Britney testificó sobre el dolor que le causó su padre y esto solo se suma a las acusaciones. Esto no es lo que hace un padre que ama a su hija”, agregó según recoge Radio Bio-Bio.

Como si no fuese suficiente con los 13 años que profitó de su hija, ahora quiere que ella pague los gastos judiciales que conllevó la lucha de Britney para ser libre. Una barbaridad.