La era de la música por streaming llegó para quedarse. Pese a que algunas artistas como Taylor Swift le hicieron la cruz en un principio, finalmente terminaron sumándose a varias iniciativas en las que, a precios accesibles, se puede escuchar la música que nos gusta sin complicaciones.