Los asistentes al show debieron contar con sus vacunas al día o con un test negativo de COVID-19 para disfrutar la reapertura del coloso neoyorkino al son de un astro del rock estadounidense.