El cuarteto se reunió en la casa de uno de los parientes de Steve Marker y esbozó el esqueleto del álbum durante dos semanas, improvisando, experimentando y sintiendo las canciones.