Durante los meses de encierro Mauricio Riveros estuvo dedicado a la pintura, también a la producción de sus videoclips, un cortometraje de poesía estrenado en varios festivales de cine, un podcast sobre composición y a la escritura de “El otoño usa mi voz”, libro que aprovechará de presentar en este show de reencuentro con su público chileno antes de regresar a tierras aztecas.