Estudios académicos realizados en Chile develan que casi un 60% del personal de salud padece de algún tipo trastorno mental común, como depresión o trastorno del sueño, entre otros.