El sábado pasado numerosos jovenes y adultos se congregaron en Washington y Nueva York en la llamada “March For Our Lives”, en la que se pidió el fin de la violencia mediante uso de armas en Estados Unidos y en el mundo.