Imagina esto: te acaban de dar el televisor de estilo de vida que siempre tuviste en la lista de deseos, electrodomésticos que mejoran la calidad de vida y el último teléfono inteligente con estilo. Ahora bien, ¿y si te dijéramos que puedes usar esos productos…